Fundamentos Legales > Código de Ética

La tradición y el prestigio de la Politécnica exigen que el comportamiento de sus miembros se encuadre en el respeto mutuo, la honestidad, el apego a la verdad y el compromiso con la institución. Con tal antecedente, el presente Código de Ética define la norma de conducta de los miembros de la Escuela Politécnica Nacional:

Respeto hacia sí mismo y hacia los demás

  • Fomentar la solidaridad entre los miembros de la comunidad.
  • Comportarse de manera recta, que afirme la autoestima y contribuya al prestigio institucional, que sea ejemplo y referente para los demás.
  • Respetar a los demás y en particular la honra ajena y rechazar todo tipo de acusaciones o denuncias infundadas.
  • Respetar el pensamiento, visión y criterio ajenos.
  • Excluir toda forma de violencia y actitudes discriminatorias.
  • Apoyar un ambiente pluralista y respetuoso de las diferencias.
  • Convertir la puntualidad en norma de conducta.
  • Evitar el consumo de bebidas alcohólicas, tabaco, substancias psicotrópicas o estupefacientes.

Honestidad

  • Hacer de la honestidad el principio básico de comportamiento en todos los actos.
  • Actuar con justicia, probidad y diligencia.
  • Actuar de acuerdo a la conciencia, sin que presiones o aspiraciones particulares vulneren los intereses institucionales.
  • Velar por el cumplimiento de las garantías, derechos y deberes de los miembros de la Comunidad Politécnica.
  • Tomar oportunamente las medidas correctivas necesarias para superar las irregularidades que pudieren ocurrir.

Verdad

  • Hacer una mística de la prosecución de la verdad, tanto en la actividad académica como en lo cotidiano.
  • Informar con transparencia y en forma completa.
  • Emitir mensajes con autenticidad, que no distorsionen eventos ni realidades.

Compromiso con la Institución

  • Ser leal a la Politécnica y a los valores institucionales.
  • Cumplir las normas constitucionales, legales, estatutarias, reglamentarias y las resoluciones de la autoridad legítimamente designada.
  • Reconocer y aceptar las consecuencias de las decisiones.
  • Participar activamente en la vida y en la dirección de la institución, de acuerdo a los mecanismos de participación, aportando proactivamente con iniciativas de mejoramiento institucional y mantenerse informado.
  • Emplear los recursos institucionales con austeridad, de acuerdo a los fines correspondientes.
  • Contribuir al ornato y limpieza de nuestra Casa de Estudios.